Franco Cangele “a Román me lo imaginaba más siendo dirigente que entrenador”

  • 05/05/2020

El ex jugador de Boca Juniors esta radicado en su pueblo natal Pehuajó desde que comenzó el año. Allí fundó su academia de fútbol MFC, “la M es porque a mí de chico me decían Mono acá, así que le pusimos Monkey fútbol club” nos contaba en Boca Late -lunes de 22 a 00hs- Franco Cangele.

Sus inicios en el club Xeneize fueron como los de muchos chicos que llegan gracias a una prueba “en la que anduve muy bien. Recuerdo que Pablo Alvarez estaba en mi mismo equipo con una melena rubia y de 8. Por suerte me fue bien y pude quedar. Viví en la pensión hasta que ganamos la Copa Libertadores 2003. Allí compartí un montón de vivencias con muchos compañeros. Algunos llegaron y otros no. Cuando vi a Tevez de cerca me asombré. Tenía un físico tremendo. Después te dabas cuenta por qué nadie le sacaba la pelota”.

“yo no cobraba un sueldo cuando jugábamos la copa que ganamos en el 2003. Recuerdo que si iba acumulando los premios que obteníamos. Cuando junté algo de dinero me fui a comprar el departamento. Yo no me quería ir de la pensión porque estaba muy cómodo pero después de ganar la Copa me dijeron ‘se tiene que ir’. Allí fuimos al banco con el Colo Mac Allister (Cangele jugó en Deportivo Mac Allister) y sacamos el dinero para comprar el departamento. Me quedé con un peso nada más. No tenía ni para volver a la pensión” nos relataba Cangele.

¿Qué momento de tu carrera elegís?

me quedo con el del 2003. Ganamos la Libertadores con Boca y pude salir campeón con el sub 20 en la selección Argentina. Hace unos años me lo encontré a Toto Veglio y me contó que fue él el que le insistió a Carlos Bianchi para que me lleve al plantel profesional de la primera. Yo le respondí, tantos años agradeciéndole a Carlos, jejeje.

¿Cómo era Bianchi con ustedes?

Bianchi generaba mucho respeto dentro del grupo. No podías relajarte ni siquiera un segundo durante los entrenamientos. muchas veces se iba de la cancha al vestuario y nos espiaba por la ventanita. Entonces cuando terminaba la práctica, si alguno se había relajado te llevaba a un costado y te preguntaba por qué habías entrenado así. Una de las claves de Carlos era que estaba en todas, sobre todo en las que el jugador no se enteraba. Otra anécdota que tengo con él es que todas las semanas pedía la planilla de ingreso y egreso de la pensión. Si pasabas varios días volviendo tarde y sin acostarte a las 00hs como muy tarde, te bajaba a tu categoría. Es un fenómeno.

¿Es el cumple de Guillermo  y Gustavo Barros Schelotto, los tuviste como compañeros, contamos esos años con ellos?

Guillermo era una especie de ídolo para mí. Era un gambeteador inteligente, porque no era rápido, no tenía cuerpo como el de Tevez o Riquelme pero siempre generaba algo. El mellizo tenía más fútbol en la cabeza que en el cuerpo, por eso fue tan bueno. Cuando subí a primera tardé una semana en diferenciar a los Barros Schelotto. Gustavo era un poquito más relleno de cara que Guillermo, ja.

¿Cómo ves este proceso de Riquelme en el club como dirigente del fútbol?

A Román siempre me lo imaginé más siendo dirigente que entrenador. No me extraña que le haya cambiado la cara a Boca porque yo lo escuché hablar de fútbol y sabía más de lo que jugaba. Riquelme siempre decía que si de 11, 7 juegan bien, tenés más chances de ganar que de perder. Este Boca que armó tiene mucho que ver con él. Riquelme es una persona normal, que le gusta mucho hablar de fútbol. El 98% de las cosas que decía sobre fútbol, pasaban. No tuve ni un entrenador que me enseñara tanto como Riquelme sobre fútbol. Sabe mucho y cada vez que tomábamos mate en el vestuario él, como uno más del grupo, hablaba sólo de fútbol.

 

 

Te puede interesar
Compartir noticia en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin